Cerdito

Cerdito

 

Papi tiene encerrado a Cerdito. Pobre bicho, anda siempre desnudo y de rodillas. Yo le digo “bicho” cariñosamente. Papi le dice “monstruo” pero creo que lo hace porque no lo entiende.

Doña María lo escondía en el galponcito que tiene en el fondo, pero le empezó a dar lástima y fue entonces que le preguntó a papi si yo lo quería tener en casa. Aunque me hubiera gustado más tener uno con cabeza de toro y jugar con él entre los setos, papi me dijo que escuchó en las noticias que esos eran muy peligrosos, que si quería uno me tenía que conformar con éste.

Papi dice que a veces Cerdito lo mira desde el rincón, de lejos, con bronca. Yo creo que Cerdito no entiende por qué lo tenemos encerrado en un cuarto de dos por dos, pero si lo dejáramos libre en el parque papi se pondría furioso de verlo jugar entre las flores que dejó mami, entre los helechos y enanos de jardín.

Le dimos el cuarto que era del abuelo Aldo; el lugar era bastante lindo antes de Cerdito, antes de quitar el empapelado de barquitos, el piano y los libros para que el bicho pudiera jugar. Me da pena verlo encerrado en un lugar tan chico, pero jamás se me pasó por la cabeza decirle a papi que lo regale de nuevo.

La verdad es que Cerdito es bastante ordenado y no entiendo por qué papi se enoja y lo tiene a raya. Por ejemplo, en el rincón junto a la ventana, acumula la basura hasta que papi la saca en una bolsa negra. Después de comer, Cerdito usa el lugar donde estaba el piano para descansar apoyando la espalda en el piso y las patas sobre la pared. Para dormir, en cambio, usa la esquina más oscura, donde la luz de la ventana apenas llega. Todas las noches me pide que le cuente alguna historia antes de acostarse y entonces se acurruca a mi lado y se queda escuchando. A papi no le gusta que le cuente cuentos; dice que le van a dar ideas. Cuando Cerdito se duerme, le pongo una manta encima para que no pase frío.

A veces le da por pararse en dos patas, pero entonces empieza a hacer remolinos con los brazos, pierde el equilibrio, cae hacia atrás y nos reímos juntos. Igual, me imita bastante bien, usando las manos para sostener los camotes y choclos cuando come, usando los dedos para quitar las semillas de las naranjas. Cuando papi no está, le enseño a pararse como un hombre, a poner la espalda recta. Él me invita a sentarme en canastitas y a mirarnos, a jugar a ver quién pestañea antes. En eso es bueno Cerdito, no pestañea nunca y siempre me gana.

El viernes aproveché que papi se había ido al banco y fui a saludar a Cerdito. Me asusté al verlo, porque de tanto practicar aprendió a pararse y a mantener el equilibrio. Después del susto me alegré y lo felicité y fui a buscarle unas frutillas para festejar, pero al volver al cuarto Cerdito no estaba. Lo busqué en la cocina, en el jardín y nada. Entonces se me prendió la lamparita y entré corriendo al cuarto de papi. Ahí estaba Cerdito, tratando de ponerse una de sus camisas. Me enojé mucho y le grité que volviera a su cuarto, que papi podía llegar en cualquier momento y que se iba a armar una de película. Mientras lo regañaba, creí escuchar un gruñido. Esa noche soñé que Cerdito golpeaba a papi, que lo arrastraba hacia el cuarto de abuelo y lo dejaba tirado. Más tarde le dejaba frutas y una botella de vino.  En el sueño, Cerdito vestía un traje a rayas, usaba zapatos y llevaba puesto el sombrero de papi. Parecía todo un caballero.

Esta mañana llamó Doña María para preguntar qué íbamos a hacer con Cerdito, que seguramente no estábamos al tanto, que ahora era ilegal tenerlos en casa. Papi se puso como loco y le preguntó si habían dejado algún número de teléfono para que la gente se comunique y sepa cómo ponerse en regla. Cuando colgó, papi me dijo que lo mejor era sacrificarlo, para evitar así las multas por tenerlo en casa, que eran altísimas y más que nada para evitar que algún vecino de la manzana nos delatara, que seguramente la vieja de la esquina ya estaba llamando a los de Fauna.

Papi dijo que tenía que ir hasta lo del vasco a comprar unos cartuchos, que se había quedado sin balas después del la última vez que salió a cazar arpías con los Fernandez Mateo, así que esperé a que saliera, llamé a Cerdito y lo senté en la mesa. Le di direcciones de amigos, un mapa, dinero para el viaje y un libro de Salgari, cosa de que no se aburriera durante el viaje. Mientras le explicaba, Cerdito parecía entenderlo todo. Después lo ayudé a cambiarse. Le di un traje, un par de zapatos de los nuevos y, aunque sabía que luego papi se enojaría muchísimo, le regalé su sombrero preferido. No le quedaba exactamente todo como en el sueño, pero estaba bastante presentable. También le regalé las gafas ahumadas del abuelo Aldo, para que pasara desapercibido en el ómnibus de larga distancia.

Nos despedimos con un apretón de manos y le hice prometer que me escribiría una carta.

En las noticias dicen que la cosa está jodida, que hubo que llamar al ejército. Papi dice que hay que matar a todos esos monstruos de una buena vez. Pobres bichos. Sólo espero que Cerdito esté bien.

 

Foto gentileza de Ramiro Rodriguez Fotografía © – https://www.facebook.com/ramiro.rodriguezfotografia/photos

by Matías Castro Sahilices ®

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

19 pensamientos en “Cerdito

  1. Cecilia dice:

    Tu cerdito me ha dejado pensando… que tanto hemos perdido ese niño/a que todos llevamos dentro… cuando necesitamos de cartuchos para acabar con las esperanzas de ese monstruo… que a veces es nuestra propia sombra!!

    Genial Matías!!

  2. evavill dice:

    Sí, un poco como la metamorfosis pero al revés.

  3. matusalen dice:

    Muy bueno, además a este la ilustración le va como piña y lo completa.
    Abrazo. Estoy en san mar, matusalen.

  4. Romi dice:

    Da para pensar muchísimo… Sin palabras…

  5. fulca dice:

    Se agradecen las lecturas y los comentarios.

  6. plared dice:

    Oyes, este es realmente bueno…Me ha gustado

  7. carlosmateos21 dice:

    Cerditos somos y cerditos moriremos, sacrificados por cualquier motivo…

  8. fulca dice:

    Mil gracias a todos por los comentarios !

  9. Shira Shaman dice:

    Hermoso , y conmovedor, eres estupendo.

  10. zoraimamp dice:

    Mortal. Un texto con mil y una interpretaciones.

    Se me ocurren varios cerditos a los que sacrificar (no en el sentido estricto de la palabra, claro, pero sacrificar el puesto de trabajo… ¿por qué no?). Hasta nuestro (me lo apropio cariñosamente como lectora) cerdito podría hacerlo mil veces mejor que un político y sin explicaciones.

    He visto este post en el blog de Triste Sina y con él, te has ganado una seguidora más.

    Saludos.

  11. Nieves dice:

    Muy bueno, raro y “descifrable” según cada uno… Yo ando en ello.
    El libro no seria — Sandokan– Na, curiosidad!
    Besos infernales!

  12. Muy interesante el cuento, la verdad me atrapó.
    Que disfrutes de un lindo fin de semana

  13. Eduardo dice:

    Inquietante la soledad de todos, Cerdito no es el único que corre riesgos, el clima del relato es tan bueno que da la sensación de materialidad, es raro.

  14. Triste Sina dice:

    Reblogueó esto en Ya lo saben…y comentado:
    No leer a Matías Castro Sahilices pudiendo hacerlo es simplemente imperdonable…

  15. […] No leer a Matías Castro Sahilices pudiendo hacerlo es simplemente imperdonable. Cerdito. […]

  16. Triste Sina dice:

    Ya me espera un finde bastante intenso y como si necesitara más “estrujamientos” de corazón me encuentro con esto. Tómalo como reproche por escribir tan bien. Eres inmenso, cabronazo.

  17. fulca dice:

    Gracias Guille, por leer y estar acá.

  18. Guillermo dice:

    Genial Matias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: