Mecánica cuántica

Cuando logre abrir un agujero de espacio-tiempo, viajaré desde esa punta del túnel hasta la otra punta que terminará junto a tu cama. Entonces saldré como un regalo esperado detrás de muchas capas de papel envoltorio y te llenaré de besos y de abrazos y festejaremos juntos el hecho más importante de la historia de los viajes. Brindaremos por los físicos y por los escritores de ciencia ficción.Brindaremos también por los nuevos túneles que se abrirán, por los nuevos viajeros espacio-temporales que se animarán a entrar en agujeros con salidas desconocidas.

Entonces aparecerán los que hacen dedo y que con un cartelito hecho de cartón indicarán con un color negro fibra “voy a Katmandú”. Entonces seguramente se hará presente algún avivado diciendo que tal túnel le pertenece y que desde ese día se cobrará peaje a todo el que quiera viajar desde Bajo Caracoles hasta Singapur. También abrirán cafeterías en las entradas de los túneles y servicios de guarda de equipaje. Algunos se perderán y otros preguntarán en la salida del túnel “Curitiba – Oslo” cómo hacer para llegar hasta Izmir. Los fantasiosos buscarán inútilmente el túnel que lleva a Rivendel y los nostálgicos el que lleva a su ciudad favorita pero veinte años atrás, para poder disfrutar de un café en esos bares de pisos ajedrezados. Los que jueguen con el tiempo descubrirán sólo un final del experimento de Schrödinger pero no podrán volver para contarle a sus amigos que el gato está vivo o que el gato está muerto, y se declararán perdidos aunque nadie los busque.

Luego existirán túneles que llevarán a lugares sin nombre. Entonces habrá quienes se paren encima de la primera colina que encuentren llevando una banderita con los colores de siempre para dejar asentado que ese final de túnel es propiedad de. Y habrá que pasar por las fronteras de túnel a túnel y sacarse los objetos metálicos y hasta los zapatos. En otros no te dejarán pasar un garnacha reserva 2005 ni un salame de Colonia Caroya, que luego serán descorchado uno y devorado el otro como dios manda por los funcionarios de control de túnel a túnel.  Y la policía controlará que nadie lleve sustancias ilegales de Borneo a San Francisco, que nadie cruce con arena desde Vanuatu hasta el jardín de su casa y que nadie sin ciudadanía europea entre por el túnel que lleva de Tupiza a Zaragoza. Y se cerrarán túneles por particulares que odiarán el tránsito de pasajeros desde vaya a saber donde hasta sus bañeras. Y también se cerrarán túneles por las autoridades competentes que no soportarán que la gente viaje libremente desde una punta de la plaza a la otra sin usar los medios comunes como una bicicleta o los pies.

Entonces vos y yo encontraremos que viajar en túneles de espacio-tiempo es igual de engorroso que el bus de asientos no reclinables que viaja de Madrid a Barcelona, o el tren que te lleva a Bariloche en una nube de polvo que parece seguirlo todo el trayecto.

Entonces haré una reserva y esperaré durante horas en el aeropuerto el avión que me llevará junto a tu cama, y como un regalo esperado detrás del papel envoltorio, te llenaré de besos y abrazos.

by Matías Castro Sahilices ®

Anuncios
Etiquetado , ,

5 pensamientos en “Mecánica cuántica

  1. Lorena dice:

    Hermoso!!!

  2. walter dice:

    Maraca, bacanisimo!!!!

  3. Chitru! dice:

    like it!

  4. Tatín! dice:

    Necesito uno de esos para prescindir del 145 y la cumbia emanada de los celulares…

  5. Gretel dice:

    buenísimo!! quién pudiera viajar a Rivendel por un túnel….a Bajo Caracoles no va ni dios! jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: